Blog de Diario de Mi Mochila 2019-12-01T12:18:22+00:00

Project Description

Blog de Diario de mi Mochila

He aquí un libro bastante interesante para las personas que se sienten atraídas por la vida espiritual y sus diversos senderos que, como todo el mundo sabe, acaban siendo un sólo
Camino con diferentes aspectos que son más superficiales que profundos. El hinduismo es todo un mundo de sugerencias y posibilidades, me temo que muy poco conocido o
parcialmente conocido. El libro de Swami Satyananda Saraswati, un barcelonés que ha vivido más de treinta años en la India y es un experto en la Advaita Vedanta, el shivaísmo de
Cachemira y el Yoga en su acepción más filosófica, resulta para este crítico un descubrimiento, a pesar de estar algo versado en esta tradición espiritual y metafísica de tantos meandros,
complejidades y venerables tradiciones. Lo cierto es que gracias a este autor, relativamente joven, he comprobado, una vez más, que sólo sé que no sé nada.
Podría ser una de las tradiciones más antiguas e imperecederas del planeta, con intuiciones espirituales que paradójicamente tienen una enorme validez actual (en algunos casos
acercándose mucho a concepciones científicas del universo y la realidad propias del siglo XXI): desde el reconocimiento de la energía esencial (shakti) que mueve al Universo y sus
criaturas y todo cuanto existe, hasta la sacralidad de todo cuanto somos y cuanto nos rodea (que convierte a la propia vida en el camino hacia lo absoluto).
Me ha encantado saber que desde 1966 el Tribunal Supremo de la India formalizó judicialmente las creencias de los practicantes del hinduismo, asi como de los cinco preceptos que les
guían y las cinco prácticas religiosas. Lo curioso es que no hay dogma, ni libros únicos (aunque se considera los Vedas como el fundamento del hinduismo y las Upanishads como fuentes
textuales) ni mesías o profetas, ni cultos obligatorios o caminos exclusivos, sino tolerancia con las otras religiones.
El libro nos habla también de los textos tradicionales o Smiritis, un amplio corpus recordado y trasmitido por los rishis o sabios que repite los mensajes védicos con un lenguaje mas
cercano al pueblo. Para mentes más cultivadas existen convenientemente estructurados seis sistemas filosóficos, los “shad darshana” que configuran las distintas escuelas hinduistas.
También hay dos series de “marga” o caminos de auto realización: uno, integrado en el mundo y la vida cotidiana, enfatizando los deberes familiares y sociales, y, el segundo, el camino
de la ascesis y la renuncia, con una práctica permanente de la meditación y la contemplación.
Como nos dice el autor en su epílogo: “el adepto hindú sacraliza la vida por medio del apoyo que la tradición le ofrece, ya sean los diversos rituales, los mantras, el estudio de los textos
sagrados, la práctica del yoga, la devoción y la meditación profunda y, especialmente, el reconocimiento de la realidad de la energía profunda personal o atman, fuente de toda vida, que
está en ti y se une a Brahman, eterno y omnisciente.