Swami Muktananda 2018-04-27T05:21:12+00:00

Swami Muktananda Paramahansa

Swami Muktananda (1908-1982) nació en una pequeña localidad en el sur de Mangalore (Karnataka). A los quince años tuvo un encuentro con Bhagavan Nityananda que le produjo un intenso deseo de alcanzar la liberación. Al poco tiempo abandonó su casa a la búsqueda de un gurú que lo guiase en su camino. El joven Muktananda vivió unos años con Sri Siddharuda Swami, con quien estudió las diferentes ramas del yoga, el vedanta y el shivaismo, y de quien recibió la iniciación en sannyasa.

Posteriormente Muktananda peregrinó por toda India durante más de dieciocho años, viajando solo y con gran austeridad. En este periodo conoció a grandes maestros de los que recibió varias enseñanzas. Finalmente, como le dijo que hiciera el Santo Zipruana, visitó a Nityananda en Ganeshpuri. Muktananda reconoció a Bhagavan como a su gurú.

Recibió la iniciación (shaktipata) de su gurú en 1947 y, siguiendo sus instrucciones, estuvo ocho años retirado cerca de Yeloa, immerso una intensa práctica de meditación. En 1956 Bhagavan Nityananda le indicó que volviera a Ganeshpuri, ya que había alcanzado la plenitud del conocimiento del Ser. Sri Nityananda le ofreció un lugar en Gavdevi, cerca de Ganeshpuri. Aquel pequeño lugar fue creciendo hasta convertirse en un gran ashram llamado Gurudev Siddha Peeth, que durante años acogió a aspirantes de todo el mundo.

Entre 1970 y 1980, Baba Muktananda emprendió varias giras mundiales despertando la energía kundalini, por medio de shaktipat diksha, en innumerables buscadores. Hasta el último día de su vida siguió su función de guiar a muchos aspirantes sinceros en el camino de la liberación. La esencia de su enseñanza es: “Honra a tu propio Ser. Adora a tu propio Ser. Medita en tu propio Ser. Dios vive dentro de ti como tu mismo”.

Swami Muktananda dejó el cuerpo el 2 de octubre de 1982. Trás él dejó a dos sucesores, así como a varios Swamis y discípulos que han seguido transmitiendo las bendiciones y enseñanzas de este linaje en el mundo. Entre sus Swamis y discípulos directos encontramos a Swami Satyananda Saraswati.

“El conocimiento es la luz del Ser interior.

Del conocimiento surge la felicidad suprema.”

Swami Mukantanda